Nos vigilan

Este documental nos cuenta con gracia y salero cómo nuestros datos, esos que dejamos constantemente en redes sociales de apariencia inofensiva como Facebook, Twitter o Instagram tienen su lado perverso. No se trata tanto de que regalemos nuestros datos a corazón abierto (“publico, luego existo”), sino para qué y por qué o quién van a ser utilizados. De hecho, también cuando hacemos una búsqueda en Google (o en cualquier otro motor de búsqueda) o una compra online (por no hablar del uso que hacemos de las tarjetas de crédito en los cajeros) estamos dando más información de la que imaginamos (preferencias, intereses, ubicaciones, contraseñas, etc.). Incluso nuestras fotos en redes pueden servir para el escaneo de retina… Para reflexionar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad